Lydie Solomon Pianiste & Comédienne

De Chopin a Cuba – Cubaminrex

10 juillet 2013

affiche-chopin-cuba-archipel-v3

DE CHOPIN A CUBA

img_5669« Paris, 10 de julio de 2013. Excelente concierto, el primero de dos que ofrecerá la joven y ya muy destacada pianista francesa Lydie Solomon, dedicado a establecer un vínculo inédito entre Frédéric Chopin (1810-1849) y los clásicos de la pianística cubana. Y lo logró en la céntrica sala parisina de L'Archipel en la noche del 9 de julio.

Lydie no solamente interpretó de una manera técnicamente correcta las difíciles partituras en un verdadero ejemplo de eclecticismo y continuidad melódica, arrastrando influencias europeas hacia la música cubana y devolviéndola al final en una pieza de su autoría que mezcla acertadamente el romanticismo de Chopin y la melodía afrocubana de Lecuona. Tarea difícil, pero no imposible, y claramente lograda bajo la dirección artística del maestro Thierry Lier.

Lydie Solomon comenzó su recital interpretando la Polonaise-Fantaisie de Chopin (1810-1849), prosiguiendo con una pieza de un amigo y condiscípulo de Chopin, Julian Fontana (1810-1869), quien en los años 1840 se trasladó desde París a La Habana, donde estrenó obras de Chopin e impartió clases de piano, teniendo entre sus alumnos a Nicolás Ruíz Espadero (1832-1890). Precisamente de este último compositor,  estrenó Lydie en Francia la Grande Fantaisie Cubaine, magnífica obra recuperada tras una ardua labor del maestro Cecilio Tieles y que Lydie conoció en su viaje a Cuba a través de otro maestro cubano, Roberto Chorens.

El enlace pedagógico de Ruiz Espadero con Ignacio Cervantes (1847-1905) se pudo apreciar en la conocida y apreciada Serenata Cubana, seguida por la clásica Habanera Tú, de Eduardo Sánchez de Fuentes (1874-1944), que contó con la afinada interpretación vocal de Lydie. El concierto prosiguió con varias piezas de Ernesto Lecuona (1895-1963) de la suite Andalucía, así como una pieza clave en su obra, la Rapsodia Negra, que el propio Lecuona interpretó en París ante Georges Gershwin, así como una espléndida vuelta a Chopin con el Nocturno No. 20 en do menor, para concluir con una pieza de la propia intérprete, Rhapsolydie, una especie de tributo a todas estas influencias entrecruzadas a lo largo de dos siglos entre Europa y los creadores cubanos.

Lydie tiene un dominio total de su instrumento, y su versatilidad le permite salir airosa ante tan variada selección de piezas, con una impecable técnica y la apropiación de la pasión que traslada en la interpretación. Todo un lujo en la noche parisina.

Lydie, quien participa también en las actividades de la asociación de solidaridad Cuba Sí Francia, tiene previsto regresar a Cuba para ofrecer su arte y seguir enlazando pueblos y culturas, con nuevos ímpetus y un repertorio de primera calidad para el 2014.

En el segundo concierto, Lydie interpretará otras obras de los mismos autores, en un alarde de conocimiento y de apropiación de códigos musicales que hasta el momento habían sido poco escuchados en Francia.

Este primer concierto contó con la presencia del embajador cubano en Francia, Orlando Requeijo.

(Cubaminrex/Embacuba Francia) »

Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (Orlando Requeijo Gual: embajador cubano en Francia), 10/07/2013